La esencia de la vida



A menudo el sufrimiento precede a las mayores dichas. Al igual que la oscuridad de la noche prepara el camino para el amanecer y que del dolor del parto nace el milagro más grande la naturaleza, es a través de la enfermedad como podemos acceder a la plenitud en la salud. La enfermedad no es más que el medio por el que el cuerpo se cura a sí mismo. La enfermedad y el dolor son nuestros aliados, mensajeros de Dios que nos avisan cuando hay un problema que requiere solución. El dolor es una voz que nos alerta para ayudarnos.
Hay pocas enfermedades realmente incurables, pero sí existen muchos pacientes incurables, personas que no son capaces o no están dispuestas a dejarse curar. Puede que lo deseen conscientemente, pero no de forma subconsciente. Lo incurable no es la enfermedad en sí, son las personas quienes se hacen incurables. No están interesadas en conservar la salud, sino en evitar el dolor y la enfermedad.
La naturaleza se rige por leyes; la salud es sencillamente la inevitable consecuencia de vivir en armonía con las leyes de la naturaleza. Sólo es posible promover la salud y superar la enfermedad mediante un estilo de vida sano. Para fomentar la salud y la curación primero hay que cambiar el estilo de vida, ajustándolo a las leyes de la naturaleza. La naturaleza tiene leyes fijas e inmutables que, si se respetan, generarán salud y, si se quebrantan, seguramente producirán enfermedad.
No existe nada fuera del cuerpo que sea capaz de curar o generar salud. Tu cuerpo posee una capacidad curativa interior capaz de remediar cualquier enfermedad. Todos poseemos poderes de auto curación que, en las condiciones adecuadas, siempre curarán cualquier enfermedad. Sólo tenemos que crear las condiciones.
Si se elimina la causa de la enfermedad, se elimina la enfermedad en sí. Sólo se cosecha lo que se ha sembrado. Es la ley de «causa y efecto». Usted controla su propio destino. Por ello, el camino hacia la salud empieza por reconocer que ha creado su propio estado de salud o de enfermedad y, que por lo tanto, es capaz de cambiarlo.
Hace falta ser consciente de las leyes de la naturaleza y aceptar que la salud es responsabilidad nuestra. El momento en que aceptamos ser responsables de nuestra salud es también el momento en que empezamos a superar la enfermedad y generar una salud plena. Todos tenemos capacidad para superar la enfermedad y generar una salud plena, que es mucho más que la mera ausencia de enfermedades. Es energía fuerza, deseo de vivir y gozar de la vida. Sólo hace falta vivir en armonía con las leyes de la naturaleza. Existen leyes precisas que rigen todo lo que hay en el Universo, incluyendo la salud. Estas leyes encierran los secretos capaces de superar cualquier enfermedad y generar una salud plena.
A menudo las personas creen equivocadamente que la mente sólo afecta sus emociones y su salud mental, pero la verdad es que todo lo que concierne a la salud tiene su origen en la mente, ya se trate de salud emocional o física. La mente controla nuestros pensamientos y éstos controlan todo lo que hay en su cuerpo.
Muchas enfermedades pueden curarse con el poder de la mente. La «visualización creativa» consiste en crear imágenes mentales curativas. Otra técnica son las «afirmaciones curativas». Una afirmación es una sentencia de la que uno decide convencerse a sí mismo; es decir, se repite una y otra vez en voz alta. Cuando repetimos algo suficientes veces, se queda grabado en la mente. No podemos evitar pensar en lo que estamos repitiendo. Mediante la repetición de una afirmación curativa, no puedes evitar pensar en la curación y la salud.
Las afirmaciones curativas son simplemente sentencias curativas positivas que se le quedarán grabadas en la mente si las repite regularmente cada día. Al principio no importa si cree o no en la afirmación que está repitiendo, de todos modos formará parte de su subconsciente y, cuando eso ocurra, en parte de su cuerpo. Cuanto más la repita, más rápida y eficaz será. Lo único que tenemos que hacer es centrar nuestros pensamientos y eliminar las creencias inhabilitadoras, aquellas que nos llevan a pensar que algo es imposible o no podemos conseguirlo. Curar la enfermedad y generar salud sólo es cuestión de concentrar el poder de la mente en ello. Hay muy poco que no puede conseguir la mente y la principal diferencia entre las personas que se recuperan de la enfermedad y las que no lo hacen es su fe en su capacidad para restablecerse; el fundamento de todo aquello vinculado con la salud y la enfermedad descansa en la mente
Existe una medicina milagrosa que puede salvar vidas, una medicina que no viene en un frasco, muy pocos médicos la prescriben y no la encontrará en ninguna farmacia. No sólo contribuye a curar muchas enfermedades, sino que también es imprescindible para conservar la salud. Se trata de una medicina sencilla, asequible para todo el mundo en cualquier momento: la risa.
El amor desempeña un papel esencial no sólo en la superación de la enfermedad, sino también en la conservación de la salud. Muchas personas enferman porque no tienen amor propio. Se sienten rechazadas e infelices y suelen tener problemas en sus relaciones personales. Pero el amor está a disposición de todo el mundo. Hay una forma para asegurarnos de recibir amor: siempre recibimos amor cuando lo damos. Cada vez que ayudas o haces sonreír a alguien, te sientes muy bien. Cuanto más amor damos, más recibimos. Y cuanto más amamos, mejor nos sentimos.

images_(6).jpg


porque bella es lavida
dsmages_(4).jpg